Y esta expresión de protesta no apunta a una señal de TV ni a un sistema de comunicaciones obsoleto. Garr Reynolds, en su libro “Presentation Zen” dedica un capítulo entero al “planeamiento analógico” de las presentaciones. ¿Su recomendación? Apagar…