Ahí estamos, frente a nuestro documento de especificaciones con un largo listado de funcionalidades que queremos incluir en la primera versión de nuestro nuevo producto, pensando una y otra vez por dónde deberíamos pasar esa delgada y zigzagueante línea…