“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito”.

Aristóteles.