Y ahí estaba yo, en un taxi camino a encontrarme con alguien de quien apenas sabía su nombre. A decir verdad, sólo recordaba parte de su nombre, pero me sentía capaz de adivinar la parte restante con un rango de error aceptable.

Fue entonces cuando recordé haber visto una publicidad en el Site de LinkedIn sobre el lanzamiento de la versión Mobile. Agarré mi teléfono e ingresé a LinkedIn. Después de algunos intentos (el rango de error al adivinar el resto de su nombre no resultó ser tan decente como pensaba) lo encontré. Unos minutos después, estaba conociendo sus posiciones anteriores, intereses, y hasta por medio de qué personas estábamos conectados. Toda esa información me ayudo mucho para mantener una excelente reunión, tocando temas que sabía nos serían de interés a ambos.

Es un pequeño post. De agradecimiento. A LinkedIn.